Existente Madrid: Existente Madrid 7-3 sobre Eintracht: “No fue posible, no fue humano, no fue actual…”

Yl 18 de mayo de 1960, el Existente Madrid romper la historia en Glasgow. cobrar en el corazón de Escocia Antiguamente que él Eintracht Fráncfort (su rival en la próxima Supercopa continental) su finca Copa de Europa primaveras consecutivos, un logro sin igual por ningún club hasta la vencimiento. solo tuyo Madrid, Ajax y Bayern, con tres títulos consecutivos, se acercaban al gran hito del equipo de Di Stéfano, Gento y Puskas.

El Eintracht había aplastado en semifinales al guardabosques de glasgow, el orgullo del Imperio Sajón, por un elocuente 12-4, ganando 3-6 en Escocia. Aquel triunfo del campeón tudesco despertó espera en el ventoso Parque Hampdenque contó con 127.000 espectadores, récord para una final europea, deseosos de ver si los teutones podían doblegar a los ya entonces tetracampeno continental.

La crónica de este encontronazo

La historia del partido es admisiblemente conocida. Los alemanes avanzaron, pero el Madrid, espoleado por la promesa de una jugosa descuento de SAntiago Bernabúlos enterró bajo una montaña de goles, cuatro de Puskas y tres de Don Alfredo, y igualmente cuatro tiros a los postes. El Eintracht opuso tres (y dos murciélagos), para sumar una decena de goles, poco nunca gastado en Europa, ni antaño ni luego. Pero, por encima de eso, estaba la fascinación que generaba en el conocido sajón el Existente Madrid, que hasta entonces era considerado la documento intelectual del fútbol. La BBC redefinió la autoría del invento, llegando incluso a cabrear la cinta en la fiesta de Navidad, una tradición de décadas en Gran Bretaña.

Elogios para Bobby Charlton

El partido todavía impactó por encima de la pantalla de Hungría (igualmente dirigido por el sublime Puskas, 3-6) contra Inglaterra en 1953, al que siguió un no menos elocuente 7-1 en budapest un año luego. Pero fue la final de Glasgow la que marcó un antaño y un luego en el fútbol europeo. bobby charltonentonces un fresco componente de hombre unido que intentó rearmarse luego de la Tragedia en el dominio de Munich (1958), resume el asombro inglés con la implantación de Madrid. “Eso fue fútbol a otro nivel, no lo que aprendimos. Lo primero que pensé fue que todo era fake, una película editada o manipulada, porque esos jugadores estaban haciendo cosas que no eran posibles, que no eran reales. No eran humanos”.

De Johnstone a Greaves

El equipo que impactó a Charlton dejó su huella en muchas otras leyendas del fútbol inglés, como lo consigo ‘El cancerbero’ en vísperas de una nueva final europea del Existente Madrid en Glasgow, la de la voleo impracticable de Zidane en 2002. Jimmy Johnstone, mito celta y campeón de Europa en 1967, fue muy manifiesto. “Era como una historia contada por el firmamento. Nunca he gastado fútbol así, ni desde entonces. Podré pronunciar los nombres de ese punta del Existente Madrid hasta el día de mi asesinato”. Otro Icono Jimmy, Grebas, Tottenham y campeón del mundo con Inglaterra en 1966, hasta el parón. “Nunca habíamos gastado poco así, nunca. El Existente era de otro planeta. Vimos desde la concentración de la selección boquiabierta, cada uno entendiendo, pero sin atreverse a reconocer, que si esto fuera fútbol, ​​estábamos a miles de primaveras luz de distancia.

Un merienda para la historia

Aunque han pasado muchos primaveras y la memoria del fútbol es muy corta, todavía hay quien piensa que ese partido fue el mejor jugado por un club en la historia. Domínguez, Marquitos, Pachn, Vidal, Santamara, Zrága, Canario, Del Sol, Di Stfano, Puskas y Gento fueron los merienda elegidos por Miguel Muoz, recién llegado al puesto y casi más componente que preparador, fueron los protagonistas de un partido que cimentó más que ningún otro la lema del Madrid en el copa de europael torneo que talego lo mejor del club blanco.



https://www.marca.com/futbol/real-madrid/2022/08/06/62ed635bca4741662b8b45b0.html

Leave a Reply

Your email address will not be published.