Banca  

el peligro de sobredosis

recientemente recordado Javier Vivesuno de los economistas más lúcidos y acreditados de este país, a quien una vez le preguntaron Jerónimo Powell sobre cómo la Reserva Federal ha fijado un aterrizaje “más o menos suave” para la crematística estadounidense, ciertamente recalentada tras las masivas inyecciones de solvencia. Powell, siempre frugal, había respondido previamente que había “formas plausibles” de conquistar un aterrizaje suave, pero que si no lo hacía, un aterrizaje “más o menos suave” no estaba fuera de discusión, y por lo tanto la cuestión. Powell lo definió como el que terminó con éxito, a pesar de que fue “montañoso”. Es opinar, deja poco de pánico entre los pasajeros.

El tiempo dirá si el miedo que los bancos centrales y los gobiernos inspiran hoy sobre el futuro de la crematística está justificado, pero es efectivamente una ironía del destino que cuando la renta habitable de los hogares y las empresas se está viendo erosionada por el aumento de la inflación, el BCE, como otros bancos centrales, siguen políticas procíclicas. Como si ahora, en medio de un menoscabo del poder adquisitivo de los salarios, los gobiernos, en motivo de ayudar a los grupos más vulnerables, se aumentaron los impuestos a los combustibles. Es opinar, políticas que profundizan la crisis al insensibilizar las tasas de interés.

La política monetaria actúa como un martillo y no como un bisturí, y en este gimnasia de autoridad se puede sacar delante mucho tejido sano.

Es obvio que los bancos centrales no son inherentemente masoquistas. Ni siquiera unos psicópatas sin corazón enloquecidos por el monetarismo más feroz. Por supuesto, los banqueros de Frankfurt siquiera quieren que las cosas empeoren, pero en su dictamen parten de una razonamiento indiscutible: la mejor modo de llevar a cabo contra la inflación, situada en niveles estratosféricos, es atacar el consumo y la inversión para aminorar la propuesta monetaria, y por consiguiente, indirectamente, castigar —sin buscarlo— el crecimiento financiero. El problema, como suelen recapacitar los antiguos banqueros centrales, es que la política monetaria siempre actúa -no hay duda al respecto- como un martillo y no como un bisturí, y ese gimnasia de autoridad -o credibilidad- puede usar delante. mucho tejido sano. O, como dicen, pueden causar tirar el agua sucia fuera de la palangana con la criatura internamente.

errores, errores, errores

La logística es, sin duda, arriesgada. Es cierto que los bancos centrales tienen una superioridad: tienen más información que nadie. Pero a diferencia del Papa (es una ironía), no están protegidos por el dogma de la infalibilidad. De hecho, en los últimos abriles han cometido grandes errores. espacio verde no previó la presentación de la crisis financiera e incluso la alentó con una política monetaria que no estaba conforme con la coyuntura económica; trinqueteen el BCE, se equivocó al subir las tasas de interés dos veces en medio de la crisis del euro, mientras que el astuto Abrió su oficina diciendo que el cárcel central no estaba allí para respaldar las primas de peligro de los países en dificultades. Pronto tuvo que corregir. Hay muchos más ejemplos, y están sus diagnósticos erróneos y transformación de la inflación— aunque igualmente hay éxitos rotundos, como cuando Draghi convenció a sus colegas de que sólo bajando los tipos de interés e interviniendo en los mercados se podría evitar la crisis del euro. O cuando se puso sobre la mesa más de un billón de euros de solvencia para contener las consecuencias de la pandemia.

Eso sí, con un error más: sin discriminación alguna, lo que ha permitido apoyar vivas empresas que son auténticos zombis y gobiernos inmunes a cualquier disciplina fiscal. O lo que es aún más relevante, transmitido que su mandato principal es la estabilidad de precios: loar solvencia a mercados sobrecalentados como el inmobiliario, con incrementos anuales de dos dígitos en muchos países. Aunque en esto se lleva la palma la Reserva Federal, que ha vuelto a estar detrás de una incomprensible burbuja financiera, omitido que el nuevo objetivo de la Fed sea sostener la fortaleza de los gigantes tecnológicos estadounidenses.

El zaguero movimiento en Europa, sin retención, fue el más audaz. Subir los tipos de interés 0,75 puntos de una sola vez (anteriormente los habían subido 0,5 puntos) simplemente significa que el BCE prioriza la inflación sobre el crecimiento, lo que puede tener una razonamiento monetaria en la situación coetáneo, pero que puede ser contraproducente teniendo en cuenta las condiciones geopolíticas y sociales. contexto.

No será realizable para los gobiernos defender los embargos y la política de contención de Putin cuando es el BCE el que fomenta el estancamiento

Se manejo de un movimiento poco imprevisto lo que implica el registro tácito de un error previo, como no ocurrir tenido en cuenta las consecuencias adversas para la estabilidad de precios que habrían hecho coincidir en el tiempo políticas monetarias ultraexpansivas con la existencia de muchos ahorros embalsados ​​a consecuencia del covid. como se ve con rápida recuperación del turismo. Una combinación explosiva que ahora explotó con fuerza, como no podía ser de otra forma. Lo más probable es que se hayan erróneo al pensar que la ‘brecha de producción’, la brecha de producción entre el PIB existente y el potencial, aún no se había cerrado.

No será realizable para los gobiernos seguir abogando por los embargos y la política de contención. poner cuando es el propio BCE el que fomenta el estancamiento financiero. Entre otras razones, porque la relación causa-efecto entre el aumento de las tasas de interés y la caída de los precios de la energía no es tan clara. Lo que sí sabemos es que las materias primas energéticas han caído en las últimas semanas, pero la caída de la demanda tiene más que ver con los mordiscos que la inflación ha transmitido al poder adquisitivo de los hogares y la rentabilidad empresarial que con el finalidad de la política monetaria restrictiva, que, por cierto, tarda entre dos y tres trimestres en transmitirse a la crematística existente (la primera subida fue en julio).

un problema de utilidad

Es cierto que el BCE actúa sobre el consumo y la inversión subiendo o bajando los tipos, y de eso no hay duda, pero Es más enredado conocer su utilidad cuando la transformación de los costes energéticos no depende directamente lo que dicen los banqueros de Frankfurt, sino en cuestiones geoestratégicas que están fuera de las competencias del BCE. E incluso su conocimiento.

Algunos observadores vieron más problemas. Está comprobado que cuando un cárcel central sube los tipos de interés lo que hace, entre muchas otras cosas, es exportar inflación, ya que obliga a otros bancos centrales a hacer lo mismo si no quieren que su moneda se devalúe, lo que hace con eso , a su vez, , más inflación. Por lo tanto, el peligro es que los bancos centrales entrar en una bucle rectoque es lo que puede suceder si el endurecimiento de la política monetaria se hace con poco cuidado. Huelga opinar que esta dinámica empujaría a la crematística mundial a la recesión.

Deberíamos ordenar la política monetaria y salir de un círculo sin fuste, como los tipos negativos, pero puede que no sea el mejor momento

¿Es efectivamente más útil un aumento del 0,75 % que un aumento del 0,50 %? ¿O es que el objetivo es triunfar la credibilidad perdida y emplear el momento para ordenar la política monetaria? Es opinar, matar dos pájaros de un tiro. Precisamente por este error cometido. probablemente para que rodador s wikilsondos economistas neozelandeses con amplia experiencia en el Hacienda de su país llamados “error ontológico”, lo cual se debe a que los banqueros centrales han oscurecido la naturaleza del sistema que buscan controlar, asumiendo que la crematística es simple y estática y, por lo tanto, comprensible y controlable como una máquina.

Nulo es más seguro que ordenar la política monetaria y salir de un círculo sin fuste, como el de apoyar tipos de interés negativos durante una lapso, pero puede que no sea el mejor momento. En medio de una eliminación y con enormes incertidumbres derivadas del hecho de que se manejo de un ‘shock’ de propuesta y no de demanda.

La coordinación, por consiguiente, es fundamental en este contexto, pero es una condición necesaria, aunque no suficiente. Básicamente porque los bancos centrales igualmente son humanos y, aunque tienen superpoderes, como atreverse el poder adquisitivo de los agentes económicos, son rehenes de la geopolítica. Y este es un problema que los gobernadores de los bancos centrales a menudo no logran resolver. Los gobiernos tienden a hacerlo, aunque con más o menos disposición basada en criterios ideológicos, porque son candidatos a elecciones, y por eso se han diseñado medidas de política económica en el contexto coetáneo con vistas al sostenimiento de los ingresos familiares y empresariales. Lo que los bancos centrales se llevan, los gobiernos lo dan con políticas fiscales expansivas (incluso si son moderados o incluso neutrales).

tanta calamidad

Por supuesto, cronometrar la importancia de las tensiones geopolíticas a la hora de diseñar una logística monetaria no es tarea realizable. Ningún maniquí de pronóstico macro puede predecir lo que hará Putin. Entre muchas otras razones, no están en posición de comprender la amplia tonalidad de ‘shocks’ que sostienen economías extremadamente complejas. Siquiera, por supuesto, son capaces de adivinar las múltiples respuestas de los ciudadanos, castigados por la covid y ahora por la eliminación, frente a tanta calamidad. Pero hay razones para creer que una agresiva subida de tipos propuesta por el BCE -el mercado ya puesta a que el precio oficial del monises estará en el 2,25% ayer de la primavera-, y a eso hay que sumarle yl Ganancia de intermediación bancaria— puede tener externalidades negativas significativas. No solo económicamente en forma de una recesión probablemente innecesaria, sino socialmente.

Foto: Imagen del gasoducto Nord Stream.  (Reuters/Hannibal Hanschke)
Recortar el gas ruso por completo aumenta el peligro de recesión en la eurozona este año

J. Jorrín

Y es que la ‘destrucción económica’ provocada por la eliminación de Ucrania, como la denominan los analistas de CIMD Intermoney, pesa mucho sobre el sentimiento inversor y, en caudillo, sobre los agentes económicos. Luego de todo, como dijo recientemente el Primer Ministro belga, Alejandro De CrooEuropa se enfrenta a la desindustrialización correcto a los altos costes de la energía y a un llano peligro de malestar social correcto a la crisis energética.

En otras palabras, la crematística existente es aquella que ahora puede tomar las armas frente al definitivo problema de fondo, que no es otro que encontrar soluciones para poner fin a la eliminación en Ucrania. Un objetivo, por supuesto, que va más allá de las competencias del BCE, pero que debería pesar más a la hora de implementar la política monetaria. ¡Es geopolítica! que asesor clinton. Eso sí, a no ser que se quiera aplicar la famosa purga de Benito, a la que, como es sabido, se le atribuían existencias beneficiosos incluso ayer de ser ingeridos o incluso milagrosos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.