Banca  

El cambio climático a través de la vida de Isabel II

Si miras los datos históricos de Europala calefacción es mucho anciano. En 1926, la anomalía térmica sobre el continente ya era 0,45ºC. Cuando se convirtió en reina, Isabel lo hizo con un calor de 0,70ºC, y cuando murió, con más de 1,6ºC.

Quien además sufre el aumento de las temperaturas es el Oceano, sobre todo desde la lapso de 1980. Las aguas que cubren el planeta absorben más del 90% del exceso de calor del sistema climático, y omitido que se contengan las emisiones de gases, irá más allá. Olas de calor marinas, aumento del nivel del mar, acidificación, desoxigenación… Son muchas las formas en que sufren los océanos y, por consiguiente, los millones de especies que dependen de ellos.

En los primaveras 20 del siglo pasado y en los siguientes, el océano tuvo períodos en los que incluso la temperatura descendía. Sin incautación, desde finales de la lapso de 1970, el calentamiento ha sido definitivo y constante. R) Sí, desde el año de la coronación de Isabel II hasta el presente, el calentamiento promedio registrado en el océano fue de 0,6°Cuna monograma que puede alcanzar varios grados si nos fijamos en regiones concretas.

El nivel del mar

Otra señal inequívoca y peligrosa del cambio climático es la aumento del nivel del mar. Como resultado de estudios de pasatiempo y exploración satelitales, se puede entender que el agua que rodea los continentes está en constante avance. reponer a las emisiones de gases de intención invernadero. Y la reina Isabel II experimentó este aumento.

En el año en que nació, el promedio mundial fue de -124,99 milímetros. Cuando se convirtió en reina, el nivel del mar subió a -67,42 mm. Actualmente, según los datos más recientes, este valía sigue siendo similar, pero ya positivo, ya que el nivel del mar subió 62,61 milímetroso lo que es lo mismo, 6261 centímetros.

Mirando cerca de las próximas décadas, Las proyecciones científicas no son muy alentadoras incluso si dejaran de emitir gases de intención invernadero a partir de ahora. Según el IPCC –el panel de expertos en cambio climático vinculado a la ONU–, cuando el nuevo rey, Carlos III, tenga la misma etapa que su origen cuando murió (96 primaveras, lo que sería en la lapso de 2040), el nivel del mar puede subir más de 23 centímetros en el peor de los casos.

Y no solo estos signos son un claro ejemplo de la crisis climática. La reina Isabel II falleció a posteriori de que ella y todo el país experimentó el día más caluroso en la historia del Reino Unido. El pasado mes de julio se registró por primera vez una temperatura superior a los 40ºC. El episodio caluroso, que duró varios días, era hasta 10 veces más probable conveniente al cambio climático.

Durante COP26 celebrada el pasado noviembre en Glasgow, Isabel II pronunció un discurso aguafuerte en el que dijo sentirse “un gran orgullo” porque “el papel principal” desempeñado por su marido “en animar a la gentío a proteger nuestro frágil planeta radicar la obra de nuestro hijo anciano Carlos (el nuevo rey) y su hijo anciano William”.

Mientras que la vida de Isabel II sirve para ilustrar visual y claramente la para emerger y consecuencias del calentamiento universal, esperamos que, en unas décadas, cuando se pueda hacer este mismo examen con la nueva monarca, sea para ilustrar cómo se ha mitigado el cambio climático.


El periodismo climático necesita gentío que lo apoye. No aceptamos publicidad de empresas que persiguen campañas de greenwashing. Únete a Climatica desde 30€/año y consigue todo esto. Quiero entender más





Leave a Reply

Your email address will not be published.